¿Por qué no respondes?

Se me ocurren algunos motivos:

– ¿seleccionas las personas con las que hablas?
– ¿sólo mantienes conversaciones sobre temas que te interesan?
– ¿estás colapsado?

Es una opción. Pero quizás…

– Podrías re/descubrir contactos
– Podrías enriquecer tu visión
– Podrías redefinir tu método de trabajo

¿Quieres pensarte mejor la respuesta?

Perfecto. Podrías comenzar con un simple “He leído tu correo. Hablamos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *